Ser Mitológico: Medusa

Medusa es un ser mitológico con aspecto de mujer cuyos cabellos son serpientes según la mitología griega. Debido a una maldición, era capaz de convertir en piedra a todos aquellos a los que mirara.

El héroe Perseo se enfrentó a ella y le cortó la cabeza ofreciéndosela después a Atenea, quien la puso en su escudo, la égida.

Por lo general se representa a Medusa con aspecto monstruoso pero en realidad, las fuentes clásicas la describen como una joven hermosa que oficiaba como sacerdotisa en un templo de Atenea.

En griego antiguo, Medusa quiere decir “guardiana” o “protectora”

El origen de Medusa

Medusa tenía dos hermanas, Esteno y Euríale, y las tres eran hijas de Forcis y Ceto, aunque otras versiones aseguran que en realidad sus padres eran los monstruos Tifón y Equidna. En cualquier caso, descendían de dioses de carácter ctónico procedentes del mundo griego arcaico.

¿Sabías que...
Medusa era la única de las tres hermanas que era mortal

Sin embargo, Pausanias explica un origen diferente para Medusa y afirma que en realidad se trataba de la reina de un territorio situado cerca del lago Tritónide, en Libia. Su muerte habría sucedido en el contexto de una campaña militar contra Perseo, un príncipe del Peloponeso.

Otra versión dice que en el desierto de Libia se escondía una población de hombres y mujeres salvajes y que Medusa formaba parte de ellos. En esta historia, Medusa comenzó a atacar a la gente del entorno del lago Tritónide hasta que Perseo acabo con su vida.

El origen de Medusa y sus hermanas tal como se conoció en la Grecia clásica aparece en la Teogonía de Hesíodo. 

Las hermanas de Medusa eran seres terribles con garras y colmillos que tenían el poder petrificar con la mirada. Tenían serpientes en lugar de cabello y su piel estaba formada por escamas.

Las hermanas de Medusa

Esteno, una de las hermanas de Medusa, se caracterizaba porque tenía una enorme fuerza física. Era la más salvaje e independiente de las tres y como consecuencia de ello, también era la que mataba a más humanos.

La fuerza de Esteno no solamente es física sino también mental ya que puede concentrar toda su energía en la mirada para hacerse con todas las energías que hay a su alrededor. De esta manera, consigue hipnotizar a sus víctimas e inmovilizarlas de inmediato.

Esteno se encargaba de proteger los oráculos mediante las pitias, mujeres encantadoras de serpientes que representaban la fuerza de esta gorgona.

Euríale se distingue de sus hermanas por ser la única que profesa ciertos sentimientos maternales. En algunos escritos se dice que ella es la que más siente la muerte de Medusa, llorando profusamente ante su cadáver.

Al igual que Esteno, protegía varios oráculos, entre ellos el famoso Oráculo de Delfos, y también se encargaba de inspirar a las pitias, las encantadoras de serpientes.

Las Gorgonas

Medusa y sus hermanas no eran las únicas gorgonas que existieron, de hecho ya se hablaba de estos monstruos en tiempos más arcaicos de la Grecia antigua.

Por el hecho de petrificar con la mirada, la imagen de las gorgonas era muy utilizada en todo tipo de soportes a modo de protección, desde las entradas a sitios secretos y prohibidos hasta las ánforas donde se transportaba el vino pasando por templos y lugares sagrados.

Tradicionalmente la gorgonas tenían alas de oro, garras de bronce y colmillos de jabalí

Las serpientes que hacían las veces de cabello en las gorgonas eran interpretadas también como un símbolo protector utilizado desde épocas muy antiguas. Solían usarse también como protección especialmente en los lugares en los que existía un oráculo.

Sin embargo, según cuenta Ovidio en su Metamorfosis, solamente Medusa tenía serpientes por cabellos como resultado de la maldición de la diosa Atenea.

¿Sabías que...
En la Ilíada y en la Odisea, textos de origen muy anterior al mito de Medusa, ya se menciona a las gorgonas 

El Gorgoneion

El Gorgoneion era un amuleto que se usaba en la Antigua Grecia y que consistía en una cabeza tallada en piedra con cabellos de serpiente, colmillos y la lengua fuera. Servía como método de defensa contra maldiciones y se colocaba en las puertas de las casas, en monedas, en escudos, en lápidas, en corazas…

¿Sabías que...
El Gorgoneion más antiguo se encontró en el siglo VIII a.C

Al mostrarse siempre solamente la cabeza, se cree que su origen pudo estar en una especie de máscara que se usaba para representar a las gorgonas. No fue hasta el mito de Medusa y Perseo que se menciona a las gorgonas con un cuerpo además de una cabeza.

Medusa y Poseidón

Medusa fue violada por el dios del mar, Poseidón, en el interior del templo despertando así la furia de la diosa Atenea por haber profanado su lugar sagrado. Según Ovidio, Poseidón había quedado prendado del color de los cabellos de Medusa. Atenea, a modo de castigo, no solo transformó el hermoso cabello de Medusa en serpientes sino que también la condenó a tener el mismo aspecto que sus hermanas.

Sin embargo, en algunos textos la maldición solamente incluye el cambio del cabello ya que afirman que Perseo se maravilló con su belleza cuando la vio dormida.

El único rasgo de sus hermanas que no le fue proporcionado a Medusa fue el de la inmortalidad

Otras versiones no mencionan que Poseidón se unió con Medusa a la fuerza sino que simplemente la sedujo. En cualquier caso, la profanación del templo de Atenea se llevó a cabo y con ello, la maldición de la misma sobre Medusa.

También se apunta a que fue la propia Medusa quien atrajo y sedujo a Poseidón dentro del templo de Atenea para desafiar a la diosa y que su castigo provino por esta osadía.

Por último, en algunos casos Poseidón ni siquiera aparece en el mito ya que Medusa es castigada por Atenea por alardear de su belleza, despertando la envidia de la diosa.

La muerte de Medusa

Prácticamente en todas las versiones del mito Medusa estaba embarazada de Poseidón cuando Perseo logra cortarle la cabeza mientras dormía.

Perseo encontró el escondite de Medusa gracias a la ayuda de la diosa Atenea, de las zapatillas aladas que le prestó Hermes, el casco de invisibilidad de Hades, una espada y un escudo cuya superficie era un espejo.

Algunas versiones dicen que Atenea ayudó a Perseo a matar a Medusa cuando supo que ésta estaba embarazada ya que no quería que Poseidón tuviera más hijos

Así equipado, fue a visitar a las Grayas, las guardianas del camino que conducían al escondite de las Gorgonas, y les robó el único ojo que las tres compartían para poder tener libre el acceso. Sin embargo, existen varias versiones acerca de cómo Perseo logró llegar hasta Medusa.

Una dice que fueron las Grayas quienes le dijeron qué objetos tenía que portar para conseguir acabar con la vida de Medusa; otra versión afirma que ellas le entregaron el equipo con el que venció al monstruo. Por último, también se afirma que Tánatos, la diosa de la muerte, les robó sus amuletos para entretenerlas y que Perseo pudiera pasar.

Una vez dentro de la cueva, Perseo usó su escudo con superficie de espejo para poder acercarse sigilosamente a Medusa sin quedar petrificado por su mirada. La diosa Atenea fue guiando su mano hasta que al fin consiguió cortarle la cabeza.

Las hermanas de Medusa quisieron vengar la muerte de su hermana pero entonces Perseo usó el casco de invisibilidad para poder salir ileso de allí.

Mientras tanto, del cuello de Medusa brotaron dos seres: el caballo alado Pegaso y el gigante Crisaor, ambos engendrados por Poseidón cuando forzó a Medusa.

La cabeza de Medusa

La cabeza de Medusa siguió teniendo el poder de petrificar aun después de haber sido separada del cuerpo. Ovidio cuenta que Perseo pasó junto al titán Atlas en el norte de África y lo convirtió en piedra mientras sostenía el cielo, surgiendo así el monte Atlas.

También se decía que los corales del Mar Rojo se habían formado con las gotas de sangre que cayeron de la cabeza de Medusa cuando Perseo se detuvo allí para salvar y posteriormente casarse con Andrómeda.

¿Sabías que...
Se dice que las serpientes y los escorpiones del desierto surgieron de la cabeza de Medusa

Después de estas aventuras, Perseo fue en busca de su madre Dánae, que estaba a punto de ser casada a la fuerza con el rey Polidectes, y tras ordenarle que cerrara los ojos, sacó la cabeza de Medusa y todos los allí presentes quedaron convertidos en piedra.

Polidectes había enviado a Perseo en busca de la cabeza de Medusa para deshacerse de él y así poder casarse con su madre sin que se interpusiera.

Por último, Perseo le entregó la cabeza a la diosa Atenea quien la puso en su escudo aunque hay alguna versión que dice que la enterró en el mercado de Argos.

Se dice también que Atenea le entregó la sangre de Medusa al médico Asclepio. Se suponía que la sangre que brotaba del lado izquierdo de la cabeza era un veneno mortal pero la que salía del lado derecho tenía el poder de resucitar a los muertos.