Los vikingos: brutalidad en estado puro

Nombre: Vikingos
Lugar: Europa Occidental
Época: Edad Media
Arma favorita: Varias
Se conoce como vikingos al conjunto de pueblos noruegos, daneses, suecos e islandeses que, especialmente entre finales del siglo VIII y hasta principios del siglo XI, sembraron el terror no solamente en los mares del norte sino también en toda Europa extendiéndose hacia Oriente hasta el actual Irak y llegando por Occidente a las costas del sur de la Península Ibérica.

A pesar de que lo que los ha caracterizado han sido sus saqueos, lo cierto es que su modo de vida también incluían otras actividades como la agricultura, la ganadería, la navegación y el comercio.

Habitualmente los vikingos trabajaban en sus granjas y cuando salían de expedición para comerciar se decía que iban a “fara í víkingr”, es decir, “ir de expedición”, según dicen algunos estudiosos sobre un texto rúnico en el que aparece esta expresión que se acabaría extendiendo también a las expediciones de saqueo.

Es una de las teorías que se barajan para el uso de la palabra vikingo que de hecho,  ni usaron los propios vikingos  para referirse a sí mismos ni sus contemporáneos cuando hablaban de ellos.

La palabra “víkingr” aparece por primera vez en textos latinos en el siglo XII, cuando ya había finalizado la Era Vikinga.

Posteriormente desapareció y resurgió convertida en “viking” en el siglo XIX junto a un resurgir romántico acerca de estos pueblos.

Desmontando mitos de los vikingos

vikings-spears-viking-weapons-axes

Existen varios mitos acerca de los vikingos que se han propagado a lo largo del tiempo y que se pueden matizar gracias a la arqueología y a la historia.

  • Los vikingos son altos, rubios y de ojos azules. Los vikingos tenían un origen muy variado por lo que también los hubo bajitos, morenos y de ojos oscuros, teniendo en cuenta que no todos tenían procedencia escandinava. Sin embargo y según muestra la arqueología, sí es cierto que eran unos centímetros más altos que otros pueblos de Europa, de la misma forma en que hoy día los habitantes de países nórdicos tiene una media superior a la de los países mediterráneos, por ejemplo, y sí predominarían los rubios o pelirrojos de ojos claros, igual que en la actualidad. Y al igual que en la actualidad existen suecos morenos y bajitos, también los habría entre los vikingos.
  • Los vikingos llevaban cascos con cuernos. Esta imagen proviene de una idealización romántica del siglo XIX en la que se los quiso presentar como si fueran seres endemoniados. La realidad es que no se han encontrado vestigios del uso de cascos con cuernos y que, además, éstos resultarían tremendamente incómodos para la lucha, especialmente en la formación del muro de escudos. Los cuernos de los cascos no harían sino molestar a los compañeros del muro.
  • Los vikingos eran sanguinarios y crueles. Lo primero que hay que tener en cuenta es que los relatos acerca de sus saqueos están escritos por sus víctimas y además, desde la óptica del “mártir cristiano asesinado por los salvajes paganos”. Si tenemos en cuenta la época, la realidad es que los vikingos no mataron a más enemigos de los que mataron otros pueblos.

Origen de los vikingos

vikingsinamerica2

El territorio en el que se gestan los vikingos comprende los actuales países de Noruega, Suecia y Dinamarca, extendiéndose posteriormente a Islandia, aunque en aquellos tiempos las fronteras serían diferentes y seguramente se definían a sí mismos en base a su pueblo, su tribu o su familia y no respecto a un país.

Los primeros pobladores asentados en estos territorios se dedicaron al cultivo y a la caza como forma de supervivencia y ya en el 3.000 a.C. se documenta  el uso de pequeños barcos con los que recorrían las costas para comerciar  con sus vecinos samis y lapones y otros pobladores del Báltico.

Es en torno al 1000 a.C. cuando llegan a estas zonas los pueblos protogermánicos y se aúnan con la población escandinava cuya cultura se había empezado a homogeneizar entre 1.800 y 1.500 a.C.

Esta mezcla será la que dé origen más adelante a la cultura vikinga tal como la conocemos hoy.

En la Edad de Hierro, en torno al 500 a.C., comienza a formarse la lengua nórdica, derivada de las lenguas germánicas que desarrollaron estos pueblos escandinavos tras su contacto con los protogermánicos.

Esta lengua nórdica tenía diferencias regionales que más adelante derivaron en lenguas como el gótico, el anglosajón, el danés, el sueco o el holandés entre otros.

También es en esta época cuando desarrollaron su alfabeto futhark, formado por 24 runas y que posteriormente se modernizó con una versión más corta.

Ya entre los años 150 y 100 a.C. se producen los primeros contactos con los romanos, de los que no recibieron influencia cultural pero sí aprendieron tácticas relacionadas con la guerra y la batalla como por ejemplo, el muro de escudos.

También comerciaron con ellos, como demuestran muchos de los hallazgos romanos encontrados en tierras escandinavas.

En los siglos siguientes se producirían las migraciones de pueblos como consecuencia de la caída del Imperio Romano, hecho que abrió la veda a las tribus asiáticas y europeas para penetrar en antiguos territorios ocupados por los romanos.

Entre los años 550 y 800 d.C. aparecen el Imperio Merovingio, los principados eslavos y la Iglesia Católica al tiempo que Europa sufre todo tipo de transformaciones políticas, culturales y económicas.

Los antecesores de los vikingos contactaron con estos pueblos a través del comercio, recibiendo así sus influencias.

Todo este movimiento de pueblos y tribus provocaron que estas sociedades de comerciantes más o menos igualitarias se fueran transformando en puntos fuertes regidos por reyes o líderes fuertes, los jarl, ante la amenaza de posibles invasiones, llegando así la Era Vikinga.

La Era Vikinga

15833bb850ce041e747ecb75c67ab26d

 

Se considera que la Era Vikinga comenzó oficialmente el 8 de junio de 793, fecha en la que se ha documentado el primer desembarco vikingo en el monasterio de Lindisfarne, en Inglaterra.

Esto no quiere decir que no hubiera desembarcos antes de esta fecha sino que se trata del primer desembarco cuya intención fue directamente el saqueo y no el comercio.

En Northumbria, uno de los siete territorios en que se hallaba dividida Inglaterra en el momento en que los vikingos desembarcan allí (la llamada Heptarquía Anglosajona), es donde comenzará la Era Vikinga.

A partir de ese momento, los vikingos asaltarán otros monasterios, quizá porque les resultaba más sencillo al no poder defenderse los monjes.

En cualquier caso, eran estos mismos monjes quienes escribían las crónicas en las que relataban las atrocidades y herejías cometidas por los paganos vikingos así que quizá también se produjeron asaltos a aldeas y población no religiosa de la que no han quedado registros.

En el año 799 se adentrarán en las costas francesas de Bretaña donde se dedicaron a saquear las islas de la región y la zona del Loira.

Menos de cien años más tarde, en el 834, ya hay noticias de la presencia vikinga en los Países Bajos.

En los 15 años siguientes, establecerían asentamientos invernales en Irlanda y en Inglaterra, concretamente en York, desde donde conquistarían buena parte del país.

Llegarían también a París y Burdeos.

En el año 844 recorren el río Guadalquivir sembrando el terror a su paso hasta que son derrotados por Abderramán II, emir de Córdoba. En el año 858 saquean el Levante peninsular y la Toscana.

Tratan también de llegar hasta Colonia pero aunque son rechazados, logran hacer otras incursiones en Alemania y Francia. Remontan el Volga hasta conquistar Kiev, pretendiendo llegar después a Constantinopla aunque sin éxito.

A finales del siglo IX, comienzan a ser rechazados y vencidos tanto en Inglaterra como en Francia y ya a principios del siglo X  son expulsados de las bases que habían establecido en el Loira . En Oriente Próximo logran aún algunos éxitos en el Mar Negro.

En el año 1014 se instaura el dominio vikingo en Inglaterra que durará hasta el año 1066.

La Era Vikinga  llegaría a su fin a principios del siglo XII .

En 1100 Suecia se convirtió al cristianismo, un reflejo de lo que estaba ocurriendo con los vikingos al mezclarse con las poblaciones locales en sus asentamientos.

Los descendientes de los vikingos acabarán asentándose en Europa.

Las armas vikingas

2f59dddcf9e9a7b0bb118e497a2cfef7

Es indudable la importancia que tenían las armas para los vikingos, como para cualquier otro guerrero de la Historia, especialmente durante la Era Vikinga en la que se dedicaron casi de forma sistemática al saqueo.

Sin embargo, no debemos quedarnos con la idea de que los vikingos eran simplemente guerreros sanguinarios y crueles, bestias que tan sólo buscaban matar y robar a cualquiera que se encontrara en su camino.

Las armas que llevaban no solamente se usaban para la guerra sino que también tenían una función dentro de su sociedad, ya que servían para diferenciar el estatus y el patrimonio de quienes las portaban.

Cualquier hombre libre debía llevar un arma y saber manejarla, teniendo en cuenta que incluso una herramienta para trabajar en los campos podía ser considerada y usada como arma mortal si era necesario.

 Los esclavos y las mujeres tenían prohibido portar armas ; esto último no se debía al menosprecio hacia sus compañeras sino a la necesidad de protegerlas.

Si no iban armadas, no representarían un peligro y por lo tanto, nadie las atacaría.

Esto no quiere decir que las mujeres no supieran defenderse; teniendo en cuenta que los hombres partían en los barcos a comerciar o saquear, era normal que la mujer que se quedaba en la granja tuviera medios para defenderse si sufría un ataque.

  • Arco: se fabricaban con madera de olmo, fresno o tejo y se cubría después con tiras de cuero. Las puntas de flecha eran distintas según la zona o la finalidad de la misma, desde puntas de hoja de trébol hasta las hojas planas. Se cree que los arcos se utilizarían nada más comenzar el enfrentamiento antes del combate cuerpo a cuerpo, por lo que quizá no existía un cuerpo especializado de arqueros entre los vikingos.
  • Lanza: medía entre dos y tres metros y se componía de un mango de madera y una punta de lanza que solía medir de 20 a 60 centímetros. Era un arma muy preciada dada su eficacia y su bajo coste, mucho menor que el de una espada. Las lanzas más ligeras se usaban a modo de proyectil mientras que las más pesadas serían empleadas en el combate cuerpo a cuerpo.
  • Hacha: prácticamente todos los ajuares contienen un hacha por lo que se deduce que fue sin duda el arma que más usaban los vikingos. Podía tener el mango corto o largo, siendo éste último de manejo más complicado y dedicado tan sólo al combate, mientras que el hacha de mango corto se usaba también como herramienta. También existían hachas arrojadizas de factura más ligera. No se han hallado hachas de doble hoja.
  • Espada: pocos vikingos llegaron a tener una espada ya que el hierro no era fácil de obtener en Escandinavia, lo que hacía que su fabricación fuera cara. Las espadas de mayor reputación eran las fabricadas por los herreros francos. Las primeras espadas tenían un solo filo y después, pasaron a tener dos filos. Se decoraban profusamente con todo tipo de símbolos que identificaban a su propietario y vinculaban el arma con él de una forma mística. No tenían la punta demasiado afilada porque su objetivo era cortar y no clavar.
  • Cuchillos: al ser tan versátiles, tuvieron un uso bastante frecuente. Los había de varios tamaños y se llevaban al cinto o colgados en un tahalí.
  • Escudo: el escudo tradicional era circular, de aproximadamente un metro de diámetro. Se fabricaba a base de tiras estrechas de madera y se remataba en el aro con cuero. A partir del siglo X se incorpora el escudo en forma de cometa, muy apropiado para el combate a caballo.

Los barcos vikingos: los drakkar

The British Library-Cott.Tib.Bv f.40v

La palabra “drakkar” viene de “dragón”, ya que los mascarones de proa de estos barcos vikingos tenían la forma de cabeza de dragón.

Los drakkar eran embarcaciones estrechas y alargadas, muy ligeras y con remos a lo largo de todo el casco.

Solamente tenían un mástil con una sola vela, lo que hacía que los remeros cargaran con todo el trabajo en caso de entrar en combate a bordo o si había problemas con el viento.

La fabricación de los drakkar era sencilla: se trataba de planchas de madera colocadas una junto a otra y unidas mediante brea y musgo.

Eran tan ligeros que podían flotar incluso en aguas con un metro de profundidad lo que  permitía adentrarse mucho en la costa y desembarcar con rapidez , algo esencial en sus saqueos basados en el factor sorpresa y en la velocidad de ataque.

Existían varios tipos de drakkar dependiendo de su finalidad. Los barcos dedicados al comercio, llamados knarr, eran más anchos de lo normal para que hubiera espacio para cargar la mercancía.

Sin embargo, los barcos de prestigio, poco frecuentes y llamados también barcos-dragón, eran más grandes que los de guerra.

Los drakkar no eran solamente barcos para la guerra, sino que también se usaban en los funerales de reyes y jarls.

Los barcos se usaban como contenedor para incinerar el cadáver y todas sus pertenencias y después, esa embarcación en llamas se echaba al mar.

El dios vikingo de la guerra: Tyr

514px-tyr_and_fenrir

Tyr era el dios de la guerra para los vikingos. Era hijo de Odin y Frigg, según cuenta el islandés Snorri Sturluson en la Edda Menor, una obra dedicada a comprender la poesía que contiene historias relacionadas con la mitología nórdica.

En la Edda Mayor, sin embargo, se le atribuyen como padres el gigante Hymir y Frilla.

Esta vaguedad en torno a sus progenitores y el hecho de que no se le conozcan consorte o hijos seguramente viene motivada por la antigüedad de este dios.

Su nombre proviene del protogermánico Tiwaz y puede traducirse como “el Dios” en el sentido de dios principal del panteón.

En algunas regiones su popularidad e importancia cayó en favor del dios Odín pero para las tribus germánicas del este continuó siendo el principal.

De hecho, estos guerreros eran especialmente temidos porque  colgaban los brazos de sus enemigos en los árboles  en honor a Tyr, simbolizando un sacrificio muy relacionado con el único episodio mitológico que conocemos acerca de él.

Lo que nos cuenta la Edda Menor acerca de Tyr está relacionado con el lobo Fenrir, hijo de Loki y bestia a la que los dioses quisieron encadenar para evitar el fin del mundo.

El lobo se negaba a permanecer atado así que pidió, como muestra de buena fe, que uno de los dioses pusiera su mano en sus fauces.

Tyr, valiente y decidido, accedió, y mientras así lo hacía, el resto de dioses lograron atar al lobo.

Fenrir se sintió engañado así que cerró la boca y le arrancó la mano a Tyr; por este motivo, Tyr es conocido como “el dios manco”. Cuando llegue el Ragnarok, el fin del mundo, será él quien acabará con la vida de Garm, el perro guardián de Helheim, el reino de la muerte.

Documental sobre los vikingos

Sobre el autor:

Laura Díaz
Laura Díaz
Licenciada en Historia por la Universidad de Alcalá. Trabajando como guía turística en Alcalá de Henares (Madrid) y como redactora en varias revistas. Mi pasión es la Historia y escribir sobre ella.