Ricardo Corazón de León

Nombre: Ricardo Corazón de León
Lugar: Inglaterra
Época: Edad Media
Arma favorita: Espada
Caracteristica: Gran carisma, energía y estratega
Ricardo Corazón de León fue rey de Inglaterra y duque de Normandía, conocido sobretodo por su participación en la Tercera Cruzada.

Apenas reinó durante diez años, de los cuales menos de uno estuvo presente en Inglaterra debido a sus campañas en Chipre y Sicilia y su arresto en Austria por causa de Leopoldo V.

Aunque no gobernó durante mucho tiempo, no pasó desapercibido para sus coetáneos debido a su activa intervención en la Tercera Cruzada y su enfrentamiento con Saladino y es muy reconocido en la historia medieval. Fue un rey guerrero hasta el final de sus días en los que consiguió vencer al rey de Francia en varias ocasiones.

Nacimiento e infancia

Ricardo I de Inglaterra nació en el palacio de Beaumont en Oxford el 8 de septiembre de 1157.

Era el tercer hijo varón del rey Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania. Sus hermanos eran, entre otros, Guillermo conde de Poitiers, Enrique el Joven, Godofredo duque de Bretaña y Juan Sin Tierra.

Enrique II y Leonor de Aquitania se distanciaron, tras lo cual Ricardo permaneció junto a su madre, siendo nombrado duque de Aquitania en 1168, con tan sólo 11 años, y conde de Poitiers en 1172, con 15 años.

Su hermano Enrique el Joven, quien se quedó con su padre, fue nombrado “segundo” rey de Inglaterra, una forma de asegurar su sucesión en el trono.

Desde muy jovencito demostró tener habilidades políticas y militares bastante destacadas, algo que se pudo constatar más tarde por  la valentía que demostraba en las batallas  y su predisposición a combatir durante las rebeliones de los nobles en sus tierras.

Siempre se mostró contrario a su padre y no dudó en contradecirle y desafiarle.

¿Cómo era Ricardo Corazón de León?

saladin

Las fuentes de la época hablan excelencias del aspecto físico de Ricardo Corazón de León, describiéndolo como muy alto ya que medía aproximadamente 1,96 metros, lo que era mucho en aquella época.

Tenía el cabello rojo y las facciones armoniosas.

Además, era un hombre culto aficionado a la poesía y de gran valor y gusto por la aventura.

Al haberse criado en un ambiente sembrado de peleas y traiciones, se volvió temperamental y violento, sin ser tan razonable como su madre ni tan buen político y administrador como había sido su padre.

Se le describe también como avaricioso y egoísta aunque capaz de actos generosos de vez en cuando.

Ricardo Corazón de León fue siempre un soldado por encima de todo, con una gran energía inagotable que dedicaba a organizarlo todo más que a administrar.

A pesar de ello, tenía mucha intuición a la hora de elaborar estrategias y tácticas, y un gran carisma para ser obedecido por sus hombres.

Ricardo Corazón de León se enfrenta a su padre

hith-richard-the-lionhearts-mummified-heart-gets-a-forensic-workup-e

En el año 1170 Enrique el Joven había sido nombrado “segundo” rey de Inglaterra y conde de Anjou por su padre Enrique II.

Tres años más tarde, en 1173, Ricardo Corazón de León con el apoyo de su madre y Felipe II de Francia y junto a sus hermanos Enrique el Joven y Godofredo, se levanta contra su padre para destronarlo y dejar como único rey de Inglaterra a Enrique el Joven.

Seguramente el detonante de esta rebelión fuera que la prometida de Ricardo, Adela de Francia, se convirtió en amante de su padre lo que imposibilitaba su matrimonio.

Enrique II se impuso a sus hijos y a su esposa, a la que encerró.

Finalmente, en 1174, Ricardo acabó jurando lealtad a su padre, siendo el último de los hermanos en ceder ante él.

A pesar de este  aparente carácter conciliador de Ricardo , lo cierto era que quería mucho más que el título de conde de Poitou que ya tenía.

Aunque pidió más a su padre, éste no le concedió ni a él ni a ninguno de sus otros hijos ni la más mínima parcela de poder que pudieran usar en su contra.

Ricardo Corazón de León y las rebeliones de los nobles

richard-coeur-de-lion-on-his-way-to-jerusalem

Ricardo Corazón de León se dedicó entonces a aplacar las rebeliones de los nobles de Aquitania que parecían centralizarse especialmente en la zona de la Gascuña.

Estas revueltas alcanzaron su culmen en 1179 y estaban motivadas por la crueldad del propio Ricardo.

Los nobles pretendían destronarle y para ello, pidieron ayuda a sus propios hermanos Godofredo y Enrique el Joven.

En la primavera de ese mismo año, Ricardo y sus tropas llegaron a las inmediaciones del castillo de Taillebourg en el valle de Charente.

Esta fortaleza estaba muy bien defendida así que Ricardo arrasó las granjas y aldeas de los alrededores cercando a los habitantes del castillo y dejándoles sin recursos ni suministros.

El miedo a Ricardo hizo que le atacaran fuera de las murallas lo que le permitió entrar y hacerse con la fortaleza en dos días.

Tras este episodio, no solamente los nobles decidieron dejar a un lado sus rebeliones sino que Ricardo comenzó a adquirir su fama de buen comandante militar.

Poco le duraría la paz ya que en los años 1181 y 1182 tuvo que hacer frente a una nueva revuelta en el condado de Angulema.

Allí,  sus opositores pidieron ayuda a Felipe II  de Francia aludiendo a la crueldad de Ricardo y contando que se había dedicado a violar a toda mujer (y también hombre) que había querido.

En esa ocasión salió victorioso gracias al apoyo de su padre y de su hermano Enrique.

Nuevo desafío al rey Enrique II

kingdomofheaven-study2

A pesar de todo, las tensiones seguían vigentes entre Ricardo y su padre.

Éste pretendía que Ricardo le rindiera homenaje a su hermano como segundo rey que era pero éste se negaba por lo que finalmente Godofredo y Enrique el Joven decidieron invadir Aquitania para presionar a Ricardo.

Los nobles aprovecharon la ocasión para unirse a ellos en contra de Ricardo pero una vez más, éste los venció junto con su ejército, ejecutando a los prisioneros.

Enrique el Joven murió en esta época pero Enrique II denominó a su hijo Juan Sin Tierra para que se enfrentara a Ricardo.

Éste, tras la muerte de su hermano, quedaba como heredero de Inglaterra pero aún así no cejó en su empeño de pelearse con su padre.

En 1188 rindió homenaje a Felipe II de Francia prometiéndole a cambio de su ayuda contra su padre Normandía y Anjou.

Al año siguiente, en 1189, Ricardo Corazón de León junto con Felipe II de Francia derrotan al ejército de Enrique II en Ballans.

Éste  acaba nombrando a Ricardo como su sucesor , muriendo el 6 de junio de ese mismo año y convirtiéndose así su hijo en Ricardo I de Inglaterra, duque de Normandía y conde de Anjou.

Su coronación oficial como duque fue el 20 de julio y se coronó en Westminster el 3 de septiembre.

El reinado de Ricardo Corazón de León

fbc238cdbb7da9c1b68b7db007d8838a

Ricardo comenzó su reinado envuelto en la polémica: al coronarse como cruzado además de como rey, no permitió que a la ceremonia asistieran ni mujeres ni judíos.

De hecho, algunos cronistas cuentan que cuando, aún así, algunos líderes judíos aparecieron con regalos para el nuevo rey, fueron azotados y expulsados.

Poco después,  Ricardo Corazón de León ordenaba asesinar a todos los judíos  iniciando una auténtica masacre en Inglaterra, especialmente en Londres, donde muchos judíos fueron golpeados hasta morir.

Otros vieron sus casas incendiadas y algunos fueron bautizados a la fuerza.

El reino se estaba desestabilizando debido a estas revueltas contra los judíos y en puertas de una Cruzada, Ricardo Corazón de León decidió ejecutar a todos los que habían perseguido y asesinado judíos.

Promulgó un edicto pidiendo que los judíos fueran dejados en paz pero no llegó a extenderse lo suficiente y a los pocos meses estos actos volvieron a repetirse en la ciudad de York y otros lugares.

Ricardo Corazón de León en la Tercera Cruzada

Si Ricardo I de Inglaterra y el rey Felipe II de Francia decidieron ir juntos a la Tercera Cruzada no fue por otra cosa que por la de garantizar que ninguno usurparía el territorio del otro en su ausencia.

Ricardo se esforzó en recaudar dinero:  tomó dinero del tesoro de su padre, subió los impuestos y liberó a Guillermo I de Escocia a cambio de un rescate.

Además, vendió tierras y títulos a cualquiera que estuviera interesado y obligó a pagar a quienes ya tenían privilegios para que pudieran mantenerlos.

Antes de marcharse, dejó hechos algunos nombramientos importantes en hombres de su confianza para que nada ocurriera mientras estuviera fuera de Inglaterra.

Reposicionó a su ejército y dejó como regentes a Hugh de Puiset, obispo de Durham, y a Guillermo de Mandevilla, conde de Essex, quien murió y fue sustituido por el canciller Guillermo Longchampo.

Pronto comenzaron las intrigas contra él ya que el hermano de Ricardo, Juan, no estuvo de acuerdo con esta decisión.

De camino hacia Tierra Santa, Ricardo Corazón de León llegó a Sicilia dispuesto a liberar a su hermana Juana, encarcelada por el nuevo rey de la isla y usurpador de un trono que en realidad le pertenecía a Constanza de Sicilia.

La ciudad de Mesina se rebeló ante la presencia de ejércitos extranjeros, ya que Ricardo acampó allí esperando la liberación de su hermana.

Finalmente Tancredo, el usurpador, decidió ceder ante las peticiones de Ricardo y firmó un tratado con él.

Tras salir de Sicilia, el 6 de mayo de 1191 Ricardo Corazón de León llegó a Chipre y tomó la isla consiguiendo que la mayoría de los nobles y católicos se unieran a su ejército, más grande y mejor equipado.

Además también tuvo apoyo militar del rey de Jerusalén.

Ricardo capturó a Isaac, el señor de Chipre, y saqueó la isla masacrando a los que le opusieron resistencia. A principios de junio, Ricardo abandonó Chipre.

Una vez en Tierra Santa, Ricardo Corazón de León y sus fuerzas colaboraron para recuperar Acre, en Jerusalén, a pesar de que el rey estaba enfermo.

Sabías que...
Padeciendo escorbuto, se cuenta que mataba a sus enemigos con una ballesta mientras era llevado en camilla por sus sirvientes.

Una vez reconquistada la ciudad, los pendones de Inglaterra y Francia fueron colocados junto a los de Leopoldo V de Austria a pesar de que éste era tan sólo un vasallo del Sacro Imperio Romano Germánico.

Ricardo y Felipe lo consideraron una arrogancia por lo que los hombres de Ricardo quitaron el pendón arrojándolo un foso. Eso provocó que Leopoldo abandonara la Cruzada.

Pero no fue el único en marcharse.

Por sus disputas con Ricardo, Felipe Augusto II también se marchó ya que no le fue concedida la mitad de la isla de Chipre. Además, estaba quejado de problemas de salud y decidió volver a su hogar.

Ricardo Corazón de León se quedó así sin aliados en Acre aunque eso no hizo que abandonara.

Ricardo tenía consigo a 2.700 prisioneros musulmanes a los que mandó ejecutar para poder seguir avanzando con rapidez hasta el sur, donde derrotó a Saladino en la batalla de Arsuf el 7 de septiembre.

Trató entonces de negociar una tregua con su enemigo ofreciéndole a su hermana Juana como esposa para su hermano pero Saladino rechazó la oferta.

Finalmente Ricardo tuvo que aceptar a Conrado de Montferrat como rey de Jerusalén quien fue asesinado 28 días después por la Secta de los Asesinos, aún sin haber sido coronado.

Curiosamente, el propio sobrino de Ricardo, Enrique II de Champaña, se casó días después con la viuda.

Ricardo decidió retirarse ya que no había demasiadas esperanzas en Jerusalén.

Tuvo varias negociaciones con Saladino para resolver el conflicto que se concretaron en un acuerdo firmado el 2 de septiembre de 1192 por el cual Saladino destruiría la muralla de Ascalón construida por los hombres de Ricardo y se comprometía a permitir el libre acceso de los cristianos a Jerusalén.

Ricardo sabía que su hermano Juan y Felipe II estaban conspirando en su contra y no quería demorar más su partida de Tierra Santa.

Ricardo Corazón de León, prisionero

El regreso a Inglaterra fue obstaculizado por el mal tiempo que obligó a Ricardo a detenerse en unas islas propiedad del emperador bizantino Isaac II Angelo, quien no estaba de acuerdo con que el rey inglés se hubiera quedado con Chipre, antiguo territorio bizantino.

Ricardo junto con sus hombres se disfrazó de caballero templario para atravesar el territorio hasta llegar a Europa Central, desde donde seguir su camino por tierra.

Sin embargo, a finales del siglo XII, en el año 1192, fue capturado cerca de Viena por los hombres de Leopoldo V de Austria, quien le acusó de haber instigado el asesinato de Conrado en Jerusalén.

Se dice que aunque Ricardo y sus hombres iban vestidos de pobres, le identificaron bien por un anillo que llevaba, bien por su insistencia en  comer pollo, un plato de la aristocracia  en aquella época.

Leopoldo llevó a Ricardo ante el emperador Enrique VI de Alemania, quien lo retuvo en Dürstein aunque bajo unas condiciones de prisionero que no eran demasiado severas.

 Nadie quiso luchar por la libertad de Ricardo : Felipe Augusto II de Francia prefería como rey de Inglaterra a su hermano Juan y el papa Celestino II condenaba su conducta.

Solamente Leonor de Aquitania, su madre, peleó por conseguir liberar a Ricardo intentando conseguir la cantidad de dinero necesaria para pagar el rescate.

Lo logró subiendo impuestos al clero, confiscando los tesoros de las iglesias y pidiendo impuestos y rescates a los nobles exentos del servicio militar.

Sin embargo, al mismo tiempo Juan y Felipe II ofrecieron dinero al emperador para que no liberara a Ricardo, oferta que rechazó.

Finalmente, el 4 de febrero de 1194 el rey Ricardo Corazón de León fue liberado.

Se dice que Felipe II escribió una carta a Juan de Inglaterra que decía: “Ten cuidado, el demonio anda suelto“.

Los últimos años del reinado de Ricardo Corazón de León

richard-the-lionhearts-victory-on-the-road-to-jerusalem-8

Aunque Juan había estado a punto de quitarle el trono a Ricardo durante su ausencia, éste le perdonó cuando se reencontraron y más tarde lo nombró su heredero en lugar de Arturo.

Volvieron los conflictos con Felipe II de Francia, quien atacó la fortaleza de Château-Gaillard.

Felipe II exigía algunos territorios y Ricardo empleó todos sus conocimientos y habilidades en contra del rey francés.

Tejió una alianza con Flandes, Boloña y Navarra para atacar a Felipe II desde el sur. Ricardo consiguió varias victorias sobre Francia gracias a ésta y otras estrategias.

Felipe acabó huyendo dejando a Ricardo campar a su merced.

La muerte de Ricardo Corazón de León

richardtheli

El 25 de marzo de 1199, Ricardo paseaba por las murallas sin su cota de malla,  observando las pruebas de lanzamiento .

Vio que un hombre portaba una ballesta en una mano y una sartén en la otra que usaba para detener flechas.

Logró apuntar con una flecha al rey, quien se rió divertido por la habilidad, pero entonces una segunda flecha se le clavó en el hombro izquierdo, cerca del cuello.

Un cirujano logró sacarle la flecha del cuello pero posteriormente se le formó gangrena ya que en esa época no se tomaban medidas contra la asepsia ni tampoco se utilizaban los antibióticos.

Sabías que...
Ricardo hizo traer al culpable, quien resultó ser un niño que quería vengarse del rey por haber matado a su padre y a dos de sus hermanos.

Estaba convencido de que moriría por su acción pero Ricardo le dejó libre, aunque tras su muerte un capitán mercenario lo despellejaría vivo.

Después, sabiendo que iba a morir, hizo su testamento dejando su reino a su hermano Juan, ya que no tenía herederos legítimos, y todas sus joyas a su sobrino Otón.

El 6 de abril de 1199, Ricardo Corazón de León murió en los brazos de su madre Leonor de Aquitania.

Sus vísceras fueron enterradas en el mismo lugar en el que murió, Ruan, Normandía.

El resto de su cuerpo acompañó a los restos de su padre en Anjou, en la abadía de Fontevrault.

Otros guerreros que te pueden interesar:

 

Documental Ricardo Corazón de León

Si te has quedado con ganas de saber más sobre este genial guerrero, no dudes en ver este video-documental donde podrás aprender mucho más sobre su vida y su biografía:

Sobre el autor:

Laura Díaz
Laura Díaz
Licenciada en Historia por la Universidad de Alcalá. Trabajando como guía turística en Alcalá de Henares (Madrid) y como redactora en varias revistas. Mi pasión es la Historia y escribir sobre ella.