Ser Mitológico: El Minotauro

El Minotauro era una figura mitológica caracterizada por tener cuerpo de hombre y cabeza de toro. Es conocido por ser quien habitaba el famoso laberinto del Minotauro en Creta donde cada año la ciudad de Atenas le entregaba en sacrificio siete jóvenes y siete doncellas para que le sirvieran de alimento.

Hijo de Pasífae y un toro blanco enviado por Poseidón, el Minotauro acabó muriendo a manos del héroe Teseo, quien se internó en el laberinto para enfrentarse al monstruo y logró salir de él gracias al hilo de oro que tejió para él su amada Ariadna. Para conocer más acerca de este monstruo mitológico y las leyendas que lo rodean, no te pierdas este artículo.

Aunque Minotauro comenzó siendo un nombre propio que designaba a este personaje en concreto, a partir del siglo XX pasó a ser una palabra que sirve para designar a los personajes del género fantástico que muestran cuerpo de hombre y cabeza de toro.

Los orígenes del Minotauro

Minos, uno de los hijos de Zeus, el padre de los dioses según la mitología griega, pidió apoyo al dios del mar Poseidón para que éste le ayudara a conseguir el apoyo necesario para ser proclamado rey por su gente.

¿Sabías que...
Poseidón era hermano de Zeus y, por tanto, tío del rey Minos

Poseidón decidió ayudar a Minos así que hizo salir del mar un enorme toro blanco; el futuro rey prometió sacrificarlo en nombre del dios del mar gracias a su ayuda. Sin embargo, Minos quedó deslumbrado por aquel magnífico animal y decidió esconderlo en su rebaño para sacrificar otro toro en su lugar con la esperanza de que Poseidón no se percatara del cambio realizado.

Sin embargo, el dios de los mares se dio cuenta del engaño al que trataba de someterlo Minos así que, lleno de furia, decidió insuflar en Pasífae, la esposa de Minos, un desesperado e irrefrenable deseo hacia el toro blanco que el rey había guardado en su rebaño.

Pasífae era hija de Helios, el dios del sol, y la ninfa Creta, aunque en algunas versiones es ésta la esposa de Minos y no Pasífae en un intento de vincular al rey con la isla de Creta

Pasífae, ansiosa por consumar el inflamable deseo que sentía hacia el toro blanco, requirió la ayuda del inventor Dédalo para que le ayudara a conseguirlo. Éste construyó una vaca de madera cubierta con piel de vaca auténtica para que Pasífae se introdujera dentro. De esta forma, el toro blanco yació con ella dejándola embarazada del que sería conocido como el Minotauro, cuyo nombre era Asterión, el mismo que tenía el padre de Minos.

El laberinto de Creta

Pero el castigo que Poseidón había decidido infligir a Minos no terminaba con la unión carnal entre su esposa y el toro blanco. Hizo que el Minotauro fuera antropófago, es decir, que solamente se alimentara de carne humana, y además le otorgó una naturaleza salvaje. Con el tiempo, el monstruo se volvió totalmente incontrolable.

Para solucionar los problemas que el Minotauro pudiera crear, Dédalo construyó un enorme laberinto de madera con numerosos pasillos que iban en todas direcciones y que además se cruzaban entre sí. Solamente uno de esos pasillos conducía al centro del laberinto, lugar en el que fue abandonado el Minotauro.

¿Sabías que...
El arquitecto Dédalos había llegado a Creta tras ser expulsado de Atenas por tratar de acabar con la vida de su sobrino Perdix, a quien envidiaba por sus inventos

Mientras tanto, Minos se enfrentaba a otros problemas. Uno de sus hijos, Androgeo, fue asesinado mientras estaba en Atenas para participar en una competición deportiva en la que resultó ser el ganador. Al parecer, los atenienses estaban resentidos porque había vencido a todos sus atletas.

Como respuesta, Minos decidió declarar la guerra a Atenas. Asedió Megara con éxito gracias a la peste que sufrieron sus ciudadanos y después logró que Atenas se rindiera.

Entre otras condiciones, Minos exigió a Atenas que cada año enviara a siete hombres y a siete doncellas para que sirvieran de alimento al Minotauro. Según otras versiones, este tributo se realizaba cada tres años o cada nueve.

Al parecer, el Oráculo de Delfos fue quien recomendó a los atenienses que aceptaran realizar aquel sacrificio.

Los catorce jóvenes eran encerrados en el laberinto en el que vagaban hasta que el Minotauro los encontraba y los devoraba.

El héroe Teseo llega a Creta

Sin embargo y tras el paso de los años, Teseo, hijo de Egeo, rey de Atenas, decidió que iría hasta Creta para acabar con la vida del Minotauro y liberar a su gente de la condena a la que los había sometido el rey Minos.

Existen dos versiones acerca de cómo llegó Teseo a entrar dentro del laberinto de Creta. Una de ellas dice que él mismo se ofreció para ser uno de los siete hombres que formaban parte del tributo. La otra cuenta que era el propio rey Minos quien escogía a los jóvenes y que, sabiendo que Egeo sentía un gran cariño por su hijo Teseo, lo escogió a modo de castigo contra el rey de Atenas.

Algunas versiones sostienen que Teseo era hijo de Poseidón

Cuando los catorce jóvenes llegaron a Creta, fueron conducidos ante la presencia del rey Minos. Fue en ese momento cuando Teseo conoció a su hija, la princesa Ariadna, quien se enamoró perdidamente de él.  Por ello, trató de convencer a Teseo de que no se enfrentara contra el Minotauro ya que le supondría una muerte segura.

Teseo, en cualquier caso, estaba convencido de que lograría vencer así que Ariadna, viendo su disposición, decidió que lo ayudaría a salir del laberinto una vez que hubiera derrotado al monstruo.

¿Sabías que...
Debido a su vinculación con el hilo y el tejido, algunos expertos creen que Ariadna pudo ser una diosa comparable a Aracne, la ninfa a la que Atenea convirtió en araña por envidia al ver su talento para tejer

Ariadna recurrió a Dédalo, al igual que anteriormente habían hecho su madre y su padre, quien le dijo que solamente se podía salir del laberinto usando un ovillo de hilo. Teseo debía atar el hilo a su entrada en el laberinto e ir desenrollando el ovillo conforme se internaba en él. Después, solamente tenía que seguir el hilo para hallar la salida.

Teseo contra el Minotauro

Hay distintas versiones que explican cómo fue el enfrentamiento entre Teseo y el Minotauro. Una de ellas cuenta que Teseo mató al monstruo usando una espada que la misma Ariadna le entregó a la entrada del laberinto, aconsejada por Dédalo. Otra dice que el héroe acabó con la vida del Minotauro a puñetazos, con sus manos desnudas.

De hecho, también se cuentan dos historias distintas de cómo logró salir Teseo del laberinto una vez que mató al Minotauro. La más popular es en la que, en efecto, usó el hilo de Ariadna para encontrar la salida. Pero otra versión dice que Teseo siguió la luz de la corona de oro que consiguió de Anfitrite, una de las consortes del dios Poseidón. En ocasiones, es Ariadna quien le ha entregado esta corona.

Tampoco existe unanimidad acerca de por qué Ariadna decidió ayudar a Teseo ya que al margen de que se enamoró de él, otras historias apuntan a que este amor era mutuo y que incluso Teseo le ofreció a cambio llevársela con él a Atenas una vez que hubiera salido del laberinto.

Respecto a esta última versión, se dice que tras yacer con ella una noche, Teseo la abandonó y regresó a Atenas. Ariadna lanzó una maldición hacia él que se materializó justo cuando veía las costas de su tierra. Cuando el barco con los tributos regresara, lucía velas negras para que los atenientes supieran que el sacrificio de los jóvenes se había llevado a cabo.

¿Sabías que...
Tras ser abandonada por Teseo, Ariadna fue encontrada por el dios Dioniso, quien se casó con ella. Más adelante, Dionisio luchó contra Perseo y éste petrificó a Ariadna usando la cabeza de Medusa. Dionisio la liberó del Hades, el mundo de los muertos, y la llevó al Olimpo donde Zeus la convirtió en inmortal

Cuando Teseo regresó, olvidó poner velas blancas y cuando el rey Egeo, su padre, vio desde la costa las velas negras del barco, interpretó que su hijo había muerto y se quitó la vida arrojándose a las aguas. Desde ese momento, ese mar pasó a llamarse mar Egeo en su honor.

El Minotauro y el culto al toro en Creta

Algunos expertos han querido ver en el mito del Minotauro un reflejo del culto al toro que existía en la isla de Creta y que se conoce gracias a las pinturas conservadas en las paredes del palacios de Cnossos.

El toro era considerado como un símbolo de fuerza y fertilidad así que cuando se ve en estas pinturas a los jóvenes saltando por encima del lomo del animal, quizá se podría interpretar como ritos de paso mediante los cuales estos jóvenes adquirían las mismas cualidades que el toro. Se ha llamado a esta ceremonia taurokathapsia.

Aunque no se tienen evidencias, se cree que tras el rito, el toro sería sacrificado. Con el paso del tiempo, este acto iría perdiendo su sentido religioso para convertirse simplemente en un espectáculo de ocio para entretener a la gente.

¿Sabías que...
El culto al toro está atestiguado en civilizaciones más antiguas como, por ejemplo, la mesopotámica

La imagen del salto sobre el toro del palacio de Cnossos data de finales del III milenio antes de Cristo. En ella se distinguen tres figuras: una de ellas sujeta al toro por los cuernos, otra está realizando una acrobacia sobre el animal y la tercera tiene los brazos extendidos como si esperara para recoger al que está saltando.

Según algunas teorías, la figura que salta tiene color rojizo, por lo que sería un hombre, mientras que las otras son de color blanco, por lo que se trataría de dos mujeres conforme dice el arte minoico.

De esta forma, se comprueba que tanto hombres como mujeres participaban en estos ritos quizá de la misma forma en que se entregaban chicos y chicas al Minotauro para que le sirvieran de alimento.

Sin embargo, otros expertos niegan esta idea ya que las figuras blancas presentan atuendo y rasgos masculinos y en otras representaciones en las que aparecen mujeres éstas son fácilmente reconocibles independientemente del color de las figuras.

También se han encontrado cuernos situados en las cornisas de varios templos minoicos, lo que sirve asimismo como testigo del carácter religioso del toro para los cretenses. Son los llamados cuernos de consagración.

Se cree que la idea del famoso laberinto se inspiró en el palacio del rey Minos y sus estancias y pasillos

Pero además, el mito de Minotauro no es el único ambientado en Creta y que tiene relación con el toro. Fue también en esa isla donde Zeus se dirigió tras convertirse en un toro blanco y raptar a la ninfa Europa, quien después sería la madre de Minos, rey de Creta