Los ninjas: la muerte silenciosa

Nombre: Ninjas
Lugar: Japón
Época: Edad Antigua
Arma favorita: Shuriken
Caracteristica: Silenciosos y ágiles
Los ninjas eran guerreros japoneses cuyo estilo de lucha y estrategias difieren mucho de sus contemporáneos, los honorables samuráis. Expertos en disfraces, venenos, escondites, saltos y otras artimañas, su estilo de vida se basaba en el mercenariado.

Las tareas más comprometidas e ingratas eran ejecutadas por los ninjas: espionaje, asesinatos, revueltas y cualquier acción que nadie llevaría a cabo a cara descubierta era aquella en la que el ninja se erigía como el mayor experto. Su sigilo y silencio les hacía ser muy temidos ya que nunca se les veía aparecer.

El origen de los ninjas

2295_01b

No es hasta el siglo VI d.C. cuando tenemos las primeras noticias acerca de los ninjas aunque en China ya existían tratados sobre espionaje en épocas anteriores a Cristo, concretamente “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu.

El significado de la palabra “ninja” tiene una etimología de carácter chino que quiere decir “ir en secreto, a escondidas o furtivamente”, una  expresión que define a la perfección el modo de actuar de los ninjas .

A lo largo de su historia, ha recibido distintos nombres, siendo primero” shinobi” y luego “ninja” los más populares.

Los primeros ninjas, o al menos aquellos a los que podemos considerar sus precursores, eran guerreros de inspiración mística que vivían alejados de la sociedad feudal y que no servían ni a los señores ni al emperador.

Eran bandidos a sueldo, mercenarios que poco a poco formaron su propio estrato social al margen del resto de la sociedad japonesa.

Shotoku Taishi, un príncipe japonés del siglo VI, fue el primero en arrebatarle las tierras a su enemigo mediante la técnicas de espionaje para la obtención de información útil.

Shotoku conoció así las intenciones, estrategias y recursos de su enemigo para configurar así la manera en la que poder conseguir los terrenos que ambicionaba.

Fue él quien otorgó el título de “espía” a aquellos que se habían infiltrado en territorio enemigo en busca de información.

La historia de los ninjas

543310388

Ya en el siglo VII aparecieron las primeras escuelas para ninjas cuyas bases eran místicas y esotéricas; la figura del ninja siempre estuvo rodeada de un aura misteriosa debido al modo en que se movía y actuaba: en silencio, en sigilo y con tanta rapidez que incluso habían quien afirmaba que se teletransportaban mágicamente.

A finales del siglo XII, en el periodo Heian, los ninjas ya se organizaban en clanes pero seguían viviendo en las montañas, escondidos del emperador para no tener que someterse a su autoridad.

En el periodo Kamakura, de los siglos XII al XIV, los ninjas vivieron su época de esplendor,  llegando a existir hasta 25 escuelas de ninjutsu . Los clanes ninja se jerarquizaron con una estructura férrea y casi militar:

  • Jonin: era el estratega, el encargado de negociar y crear los planes y tácticas a seguir por el grupo. Era el que se situaba en la cúspide del clan.
  • Shunin: servían de intermediarios entre el jonin y el resto de ninjas, protegiendo así la identidad del jefe que no debía ser conocida por todo el clan por su seguridad.
  • Genin: los agentes de campo, es decir, los ninjas que actúan de forma directa y entre los que también había mujeres.

En el siglo XV, durante el período Sengoku, los ninjas fueron usados por los señores locales como espías, exploradores, atacantes por sorpresa e incluso para crear revueltas y agitaciones en los pueblos.

Los dos grandes rivales de este período, Takeda Shingen y Uesugi Kenshin, contrataron espías a menudo para tratar de conocer los movimientos de su enemigo.

En esta época era corriente que los señores reclutaran ninjas para que formaran parte de su ejército.

Fueron tratados con respeto, sobretodo aquellos que se encargaban de transmitir la tradición, ya que todavía no había comenzado el declive de la reputación de los ninjas.

Los señores de guerra recurrían frecuentemente a los ninjas para realizar aquellos trabajos considerados deshonrosos para los samuráis.

En el siglo XVII, los ninjas actuaron por última vez contra los cristianos de la isla de Kyushu.

Con el tiempo,  se convirtieron en marginados sociales , especialmente tras la Revolución Meiji en la que su reputación se hundió definitivamente.

Actualmente en Japón se ha perdido la esencia de la tradición ninja al contrario de lo que ha ocurrido con los valores samuráis, que continúan vigentes.

Las escuelas de los ninjas y los dojos

9feb4e86ddf4b32636052319701dca91

En las escuelas ninjas la tradición se transmitía de generación en generación por parte de familias con antepasados guerreros entre sus filas.

Cada escuela era independiente y contaba con sus propios principios y técnicas, especializándose en aquellas tácticas que perfeccionaban con el tiempo.

Las escuelas surgieron de forma natural en torno a un grupo de ninjas que tan sólo guardaban lealtad hacia sus maestros directos.

La enseñanza comenzaba desde la infancia y  el aprendizaje duraba toda la vida  debido a un perfeccionamiento continuo.

Se sometía a los niños a un duro entrenamiento diario para que su cuerpo ganara en flexibilidad, lo que les daría la agilidad y rapidez necesaria para superar obstáculos, adaptarse a cualquier espacio y escapar rápidamente.

Sabías que...
El desarrollo tan profundo de sus habilidades hicieron que los ninjas fueran realmente temidos en la sociedad japonesa, incluso por los propios samuráis.

Los dojos son los lugares en los que se estudia la Vía del ninja; era una sala dotada de la calma y recogimiento adecuados para practicar artes marciales.

En la entrada había un pequeño altar sintoísta y la decoración era escasa; en algunos casos se colocaba el retrato de algún maestro difunto.

El ninjutsu se rodeaba de un ceremonial elaborado y que siempre se respetaba.

El entrenamiento comenzaba con un saludo predeterminado y después, los alumnos se alineaban siguiendo un riguroso orden de antigüedad.

Tras unos minutos de meditación, el maestro daba tres palmadas para ahuyentar a los malos espíritus y los alumnos se preparaban para un probable ataque.

Las casas ninja

8d1205927a6d898eb4f36ef88affa209

Los hogares de los ninjas eran un reflejo de su propia filosofía y sus métodos de lucha y actuación.

Su construcción y diseño se basaba en toda una serie de sistemas de seguridad, escape y ocultación increíblemente adelantados para su época.

Muchas de estas casas ninja tenían incluso  túneles secretos, habitaciones ocultas y pasadizos  por los que escapar y moverse sin ser percibidos.

La precaución que tenían los ninjas respecto al resto de la sociedad también se reflejaba en sus hogares: cuartos escondidos, paredes deslizantes o puertas giratorias creaban ilusiones ópticas a aquellos que entraran dentro, provocándoles ilusiones ópticas y confusiones para que no llegaran a conocer de forma real los rincones de la casa.

Incluso colocaban suelos crujientes para escuchar en todo momento los movimientos de aquellos que se movieran por el interior de la casa.

El entrenamiento de los ninjas

ninjakotoutagawatoyokuni1853loc-2

Existían distintos niveles de entrenamiento ninja ya que debían conocer una larga serie de disciplinas para conseguir sus objetivos.

En primer lugar,  el ninja debía purificar su alma , es decir, desarrollarse y conocerse perfectamente a sí mismo para ser consciente de su poder, su resistencia y también de sus debilidades.

Tenía que tener claras sus motivaciones y compromisos y valorar ideas como el amor, la comprensión o la lealtad por encima del afán de dinero, el poder o la violencia por la violencia.

El ninja tenía que conocer técnicas de lucha y escape que no involucraran armas  de forma que siempre pudiera defenderse  y salir airoso de una situación que se tornara en desfavorable.

Dar patadas, golpes, bloquear y esquivar un ataque, estrangular, saber saltar y caer sin hacerse daño eran tácticas que podían llegar a salvarle la vida y que, por tanto, debían controlar a la perfección.

Por supuesto, el manejo de las armas y diversas tácticas de combate eran imprescindibles, conjugadas además con las técnicas del disfraz y ocultamiento, el sigilo, el camuflaje y el espionaje.

Algunos ninjas aprendían a montar perfectamente a caballo y eran capaces de luchar sin descabalgar y prácticamente  todos sabían nadar de forma silenciosa , permanecer largo tiempo para el agua e incluso fabricar botes o flotadores.

Sabías que...
Los ninjas sabían reconocer y leer las señales que indicaban un cambio en el clima. Gracias a este conocimiento, eran capaces de prever el tiempo para adaptar su estrategia al mismo: no es lo mismo ocultarse un día de lluvia que un día de sol, por ejemplo.

El aprendizaje del ninja pasaba por tres etapas básicas:

  • Etapa de principiante: en este momento el alumno se limita a copiar todas las técnicas que aprende de su maestro.
  • Etapa de conocimiento: tras años de práctica y entrenamiento, el alumno consigue un grado de maestría.
  • Etapa de perfección: en este momento, el alumno es capaz de desarrollar todas las técnicas aprendida de forma instintiva, sin tener que pararse a pensar en la ejecución de cada movimiento.

La filosofía ninja

ninja-low-class-730x410

Aunque la imagen de los ninjas siempre ha sido la de unos mercenarios sin honor al margen de la ley y de la sociedad, lo cierto era que contaban con un código ético mediante el que se regían y que suele ser bastante desconocido.

 El principio máximo de los ninjas era poseer un corazón benévolo , Ko No Kokoro, y se divide en 17 preceptos:

  • Serenidad: la paz y la alegría interior deben mostrarse en el semblante y estado de ánimo del exterior. La cara siempre tiene que aparecer serena y nunca debe haber violencia en la expresión del ninja.
  • Regularidad: la rutina y la constancia en la vida diaria hace que el ninja nunca esté estresado ni tenga ansiedad.
  • Sinceridad: el ninja siempre debe expresar lo mismo que hay en sus pensamientos.
  • Simplicidad: la naturalidad y la sencillez deben regir la vida del ninja. Huye de la diplomacia, del disimulo y de la hipocresía.
  • Veracidad: el ninja siempre cumple sus promesas y la palabra dada.
  • Ausencia de vanidad: el ninja jamás presume ni alardea y trata a todo lo que le rodea, ya sean personas o cosas, como iguales a él.
  • Falta de irritabilidad: el ninja debe mantener siempre el equilibrio mental para huir de la cólera y la violencia.
  • Ecuanimidad: el ninja no permite que nada perturbe su paz interior y soporta con paciencia los insultos, las injurias, el sufrimiento y el fracaso.
  • Fijeza: el ninja se mantiene constante para conseguir sus objetivos mediante la disciplina y la constancia.
  • Adaptabilidad: el ninja tiene que adaptarse para conseguir el agrado de los demás.
  • Humildad: el ninja siempre respeta a los demás y no se mostrará altivo.
  • Integridad: el ninja debe tener principios morales y éticos firmes.
  • Nobleza: el ninja huye de los malos pensamientos, las palabras inadecuadas y las acciones incorrectas.
  • Magnanimidad: el ninja evita todo lo inútil e insustancial.
  • Caridad: el ninfa ofrece y da perdón espiritual.
  • Generosidad: el ninja es generoso como culminación de la caridad, la magnanimidad y la nobleza.
  • Pureza: el ninja rechaza la lujuria, la cólera y la avaricia.

Además de estos preceptos, la filosofía del ninja incluía también los cinco consejos de los grandes maestros del ninjutsu basados en la virtud de la paciencia durante la espera, la justicia como patrón de vida, la eliminación de deseos y placeres que creen dependencia, la consecución de un espíritu inmóvil y el conocimiento de las artes marciales.

Para llevar a cabo estos consejos, el ninja debía centrar sus virtudes en ocho principios básicos:

  • Justicia
  • Bravura
  • Benevolencia
  • Comportamiento adecuado
  • Sinceridad
  • Honor
  • Devoción
  • Lealtad

Por último, el ninja tenía que conocer las tres leyes de la acción que consisten en no subestimar al oponente, no vacilar en el comienzo de la acción y no temer al enemigo ni actuar con poca confianza.

Como se ve, los ninjas sí tenían una filosofía y un código ético que guiaba todas sus acciones.

Todos estos preceptos, consejos, virtudes y leyes se transmitían en las escuelas de una generación a otra junto con variadas disciplinas y tácticas de combate por lo que los ninjas son considerados como uno de los guerreros más completos de la Historia.

Las mujeres ninja

tumblr_static_wod9hfcpo00ww4k0kgo44s00

Las mujeres ninja recibían el nombre de kunoichi.  Recibían un tipo de instrucción distinto al de los hombres  pero que también las convertía en guerreras multidisciplinares capaces de espiar y asesinar.

Su forma de introducirse en el territorio enemigo se basaba en los disfraces: geisha, artista, adivina, criada… De esa manera, podían no solamente recabar información de interés sino asesinar si ésa era su misión.

Otra de las ventajas con las que contaban las kunoichi era precisamente su sexo ya que era difícil que una mujer levantara sospechas de la misma forma en que lo hacía un hombre.

Algunas de sus armas habituales eran los abanicos y también las largas agujas que ocultaban en los cabellos y que servían para matar con tan sólo dos movimientos de la mano.

También usaban la seducción para engatusar a los enemigos y lograr sus objetivos;  se dice que las mujeres ninjas eran especialmente hermosas  y que ese factor, unido a su capacidad de seducir, hacía que fueran irresistibles a ojos de los hombres.

Las kunoichi portaban un sable pero era más usual que llevaran pequeñas dagas, cuchillos o dardos ocultos en la ropa usualmente conteniendo veneno, arte que dominaban especialmente.

Las técnicas de combate de los ninja: el ninjutsu

ninjutsu

El ninjutsu es el arte ninja que comprende todas aquellas técnicas y métodos desarrollados por los ninjas a lo largo de su historia.

Su carácter clandestino ha hecho que estas distintas tácticas hayan evolucionado de forma heterogénea, ampliando cada vez más sus posibilidades. Existen una serie de disciplinas que recogen estas técnicas:

  • Taijutsu: son todas aquellas técnicas basadas en el combate sin armas, desde las que implican un contacto directo como el judo, el aikido y el kárate hasta aquellas enfocadas al movimiento rápido y sigiloso como el desplazamiento lateral, trepar, deslizarse por el suelo o escalar con garfios y cuerdas.
  • Bajutsu: es el arte de montar a caballo y saber luchar sobre él. Está considerado como algo elitista debido a la dificultad que existía para poseer un caballo dada su escasez.
  • Ninpokenjutsu: es el arte del sable ninja, más corto que la katana que usaban los samuráis y que se portaba a la espalda para facilitar la carrera y la escalada. Los ninjas tenían que fabricarse sus propios sables ya que no podían acudir a los herreros como hacían los samuráis.
  • Sojutsu: es el arte de la lanza, llamada yari. Se trataba de una lanza de hoja recta que podía medir desde un metro hasta seis. Fue un arma muy popular ya que su fabricación era sencilla y barata; los propios ninjas podían hacérselas al igual que los sables.
  • Kusari-fundo: arte en el manejo de cadenas, las cuales tenían planchas en sus extremos. Eran fáciles de ocultar por lo que los ninjas podían portarlas entre sus ropas y también en aquellas ocasiones en las que no pudieran llevar una espada.
  • Shurikenjutsu: es el arte del lanzamiento de cuchillos, estrellas y pequeñas flechas con la mano o con cerbatana. Los shuriken, nombre que reciben estas armas para lanzar, podían esconderse fácilmente y además podían ser igualmente letales tanto en las distancias largas como en las cortas.
  • Henso jutsu: arte del disfraz y de “hacerse invisible”. El ninja podía aparentar ser un campesino, un artesano o un comerciante pero también debía ser capaz de suplantar una identidad. Esta habilidad le servía para acceder a lugares que le estaban vedados.
  • Suijutsu: es el arte del combate en el agua y bajo ella. Los ninjas también aprendían a bucear para moverse sigilosamente bajo el agua sin ser descubiertos, acudiendo a técnicas como la del uso de una caña para respirar sin salir a la superficie.
  • Saiminjutsu: trucos de hipnosis, usados para obtener información y que se basaban sobre todo en la sugestión y la persuasión.

La diferencia entre el samurái y el ninja es que el primero siempre se guiaba por un código de honor férreo y rígido mientras que  al segundo no le importa recurrir a trampas y engaños  para superar a su enemigo, lo que no quiere decir que no se rigieran por una filosofía propia.

Por este motivo eran mal vistos en la sociedad japonesa aunque los señores feudales recurrían a ellos de forma clandestina para conseguir sus objetivos.

Además de estas tácticas, el ninja se servía de otros métodos que le ayudaban a salir victorioso de los enfrentamientos.

Uno de estos métodos es la meditación no como anexo sino como parte esencial de las artes marciales.

La meditación les hacía relajar el cuerpo y despertar los sentidos; esto último era muy útil para detectar cambios y movimientos en el entorno.

El uso adecuado de estas herramientas hace que el ninja despierte una especie de sexto sentido: estar siempre alerta y actuar siempre a tiempo. Cuando el ninja es capaz de adelantarse a los movimientos de su enemigo, está demostrando su superioridad al mismo y para esto, debe mantenerse sereno y tranquilo y tener un gran dominio de uno mismo.

Otros guerreros sobre los que te puede interesar saber más:

 

Documental sobre los ninjas

A continuación te dejamos un vídeo sobre los ninjas donde podrás ampliar más información acerca de estos increíbles guerreros y luchadores misteriosos y de los que tan poco se sabe:

Sobre el autor:

Laura Díaz
Laura Díaz
Licenciada en Historia por la Universidad de Alcalá. Trabajando como guía turística en Alcalá de Henares (Madrid) y como redactora en varias revistas. Mi pasión es la Historia y escribir sobre ella.