Las Waffen SS

Nombre: Waffen SS
Lugar: Alemania
Época: II Guerra Mundial
Arma favorita: Subfusil y pistola
Características: Lealtad a Hitler

Las Waffen SS eran el cuerpo de élite de la Alemania Nazi y por tanto, los más temidos dentro de su ejército. Su líder  era Heinrich Himmel y las componían hombres de más de veinte nacionalidades.

Aunque en principio fueron concebidas como unas fuerzas de choque y protección de los dirigentes del Partido Nazi, llegaron a convertirse en una potente fuerza de combate que reunió a casi un millón de hombres.

Las Waffen SS fueron consideradas como organización criminal durante los Juicios de Nuremberg que se produjeron tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

La creación de las Waffen SS

Los primeros miembros del antecedente de las Waffen SS eran soldados que se habían quedado en paro después de la Primera Guerra Mundial y que pasaron a formar parte del cuerpo de guardaespaldas de Hitler y otros dignatarios del Partido Nacional Socialista

Muchos de ellos procedían de los Freikorps, cuerpos de soldados voluntarios irregulares, y de la Reichswehr, las fuerzas armadas, además de varios cuerpos paramilitares.

Esta formación conocida como las SA, “Sección de Asalto”, fueron conocidas inicialmente como “camisas pardas”

Los primeros miembros de estas tropas eran en su mayoría pequeños delincuentes y hombres que habían estado en la cárcel por varios delitos así que Adolf Hitler decidió crear su propia guardia personal.

El 23 de marzo de 1923, Hitler había escogido a los dos primeros miembros de su escolta: Josef Berchtold y Julius Schreck, de ascendencia nórdica, buen carácter y leales tanto a Hitler como al partido.

Fue Julius Schreck quien, una vez que Hitler salió de la cárcel en diciembre de 1924 tras el fallido golpe de Estado, le propuso formar una auténtica fuerza de choque y no solamente una guardia personal.

¿Sabías que...
El 9 de noviembre de 1925, Heinrich Himmler había creado las SS con el nombre de Schutzstaffel, las “Escuadras de Protección”. Tenían un carácter nacional: los jefes locales del partido debían buscar un jefe y 10 miembros pero la convocatoria apenas tuvo éxito.

En esta época, Himmler comenzó a adquirir más relevancia dentro del Partido Nazi hasta llegar a ser Jefe Nacional de las SS como el cargo de Oberführer. En esta época, las SS aún pertenecían a las SA y Himmler decidió desvincularlas atendiendo a motivos biológicos y de pureza racial.

En 1932, Himmler había reunido a 30.000 hombres en las SS

Un año más tarde, en 1933, Hitler se convierte en Canciller del Reich. Para esta fecha, las SS de Himmler ya contaban con 52.000 miembros. Distinguió entonces dos vertientes dentro de las SS: las Allgemeine-SS, un cuerpo policial, y las Bewaffnete-SS, un cuerpo militar totalmente dedicado al partido y a Hitler.

Más adelante y para potenciar su propia protección personal, Hitler eligió a las SS para crear una fuerza blindada que lo protegiera. Josef Dietrich con el apoyo de Himmler formó las SS-Stabswache Berlín con 120 hombres de una lealtad inquebrantable hacia el partido y Hitler.

Otras unidades de las SS fueron las SS-Totenkopfverbände (campos de concentración) y las SS-Verfügungstruppe (tropas de combate)

Ante la creación de esas unidades de las SS, Adolf Hitler decidió realizar una purga de indeseables en la que fueron expulsados más de 80.000 miembros entre los que se incluían criminales, drogadictos, homosexuales, aquellos que no tenían sangre aria, y en fin, cualquiera con muestras de impureza.

El armamento del que disponían las Waffen SS al principio era de segunda mano y buena parte del mismo procedía de Checoslovaquia y Austria. Tan sólo un pequeño grupo de divisiones cuyos miembros eran de origen germánico disponía de equipo de buena calidad al igual que las unidades de élite.

Para formar parte de las Waffen SS había que estar muy bien preparado físicamente, por lo que era necesario ser un deportista extremo, además de mostrar una gran lealtad al partido y a la propia unidad junto con un gran compañerismo y sentido de equipo.

El uniforme de las Waffen SS

Las Waffen SS existieron desde el año 1925 hasta el año 1945 por lo que existió una gran cantidad de uniformes en esas dos décadas dependiendo de rangos y unidades.

A pesar de esto, el uniforme más conocido de las Waffen SS era el negro ya que era un color muy sombrío que transmitía autoridad. Ya en el Imperio Alemán los colores más populares para los uniformes fueron el rojo, el blanco y el negro que después adoptó el Partido Nazi.

¿Sabías que...
El negro era el color más popular entre los movimientos fascistas y nacionalsocialistas, al igual que lo había sido entre la caballería de guardia de Prusia.

Este uniforme negro se introdujo en 1932 aunque la camisa seguía siendo marrón en recuerdo a las SA y era el único toque de color junto con la banda roja del brazo ya que incluso las botas altas y la gorra eran de color negro.

La conocida insignia de las SS se introdujo en los uniformes en el año 1933

En el año 1935, cuando las Waffen SS ya eran una unidad al margen del partido nazi, el uniforme negro se sustituyó por uno de color marrón tierra idéntico al anterior en el corte excepto por las hombreras. En la misma época, las unidades de las SS de carácter militar cambiaron a un gris tierra.

Este uniforme al igual que el marrón mantiene el mismo corte que el uniforme negro pero sustituye la banda roja en el brazo por un águila roja con la esvástica. En lugar de botas altas, incluía zapatos o botas hasta la pantorrilla para asemejarse en la medida de lo posible a un uniforme militar. Con este mismo propósito, más adelante se incluyeron hombreras de corte militar.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial el 1939, por tanto, la apariencia de los soldados de las Waffen SS ya era totalmente militar a excepción de los oficiales que seguían llevando hombreras estrechas y trenzadas.

¿Sabías que...
La última vez que se vieron uniformes negros fue durante la celebración de la victoria en Berlín tras la caída de Francia en junio de 1940

Con el estallido de la guerra, las Waffen SS pronto adoptaron el uniforme de campo verde grisáceo con cuello cerrado para usarlo en el combate.

Pronto los proveedores de uniformes no fueron capaces de afrontar la demanda que provocaba el ejército alemán por lo que las Waffen SS comenzaron a usar uniformes obtenidos de cualquier almacén a los que añadían las insignias de las SS.

Por esto, ya entrada la Segunda Guerra Mundial era común comprobar que existían diversos uniformes dentro de las Waffen SS, incluso dentro de las propias unidades. En pleno combate era imposible mantener una homogeneidad en los uniformes y los soldados solían usar partes de otros.

Las Waffen SS entran en acción

Poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Himmler logró que se formaran distintas unidades de combate que estarían bajo la jurisdicción directa de las SS por lo que solamente debían rendir cuentas ante Hitler y estarían dirigidas por Himmler.

Himmler se ocupó de que las Waffen SS recibieran entrenamiento, municiones e intendencia de mejor calidad que lo que recibía la Wehrmart.

Las Waffen SS realizaron su bautismo de fuego en la invasión de Polonia, siendo su rendimiento bastante mediocre. Himmler se había preocupado más del adoctrinamiento político y la lealtad al nazismo que del entrenamiento militar.

Muchos instructores prefirieron dedicarse a la Wehrmart en lugar de a las Waffen SS por el alto componente ideológico de éstas últimas.

Quizá esto pueda resultar raro ya que las Waffen SS llegaron a ser un cuerpo de élite. Lo cierto es que en esta campaña de Polonia tanto como en las de Francia y los Balcanes adquirieron una gran experiencia que les permitió mejorar rápidamente.

¿Sabías que...
El ejército regular criticaba a las Waffen SS porque se mantenían indiferentes ante el número de bajas

Las Waffen SS demostraron ser una unidad disciplinada y excepcional en el combate especialmente durante la Operación Barbarroja. Estos rasgos, sumados a la ciega obediencia que mostraban hacia Hitler, hicieron que pronto se convirtieran en la unidad favorita de éste.

Durante la tercera batalla de Járkov, las Waffen SS demostraron su valía cuando la SS-Panzerkorps recuperó esta ciudad ucraniana de manos de los soviéticos aunque se encontraban en inferioridad numérica. Además, salvaron a los ejércitos de Erich von Manstein.

Las Waffen SS no hacían más que cosechar éxitos y eso supuso que se les comenzaran a asignar misiones cada vez más difíciles. Esto conllevó inevitablemente que aumentaran las bajas en este cuerpo de élite acrecentadas por las derrotas en Kursk y en el Cruce de Dniéper.

Cambios en las Waffen SS

En el año 1943 las Waffen SS habían sufrido tantas bajas que hubo que permitir el ingreso de ellas de hombres no alemanes. Fue el momento entonces de los nórdicos no germanos (holandeses, noruegos, daneses…) pero también de voluntarios de países europeos como Francia, Estonia o Bélgica, que tenían en común un fuerte anticomunismo.

También se aceptaron hombres de los Balcanes e incluso soviéticos que habían sido prisioneros de guerra. La pureza racial tuvo que dejarse a un lado y la lealtad de las Waffen SS se sustituyó por el sentimiento anticomunista de los nuevos soldados.

A principios de 1944, podían encontrarse hasta veinticinco nacionalidades en las Waffen SS

Sin embargo, las bajas en las Waffen SS seguían aumentando por lo que Himmler extendió el reclutamiento a los adolescentes de las Juventudes Hitlerianas. El tiempo de entrenamiento para estos chicos era muy breve por lo que no resultaban del todo eficaces.

En octubre de 1944 con la movilización final de Hitler y la creación de las Volkssturm, las milicias nacionales, las Juventudes Hitlerianas se convirtieron definitivamente en la cantera de reclutas para las Waffen SS.

¿Sabías que...
A pesar de todo, Hitler seguía confiando en la capacidad de combate de las Waffen SS y en la lealtad que profesaban al nazismo por lo que cada vez las asignó a frentes más complicados.

Por ejemplo, tras el Desembarco de Normandía fueron enviadas al frente oriental para enfrentarse al Ejército Rojo.

Tras el rechazo en la Batalla de las Ardenas en 1944 y el fracaso en la Ofensiva del Lago Balatón para recuperar Budapest, Hitler amenazó a las Waffen SS con disolverlas y repartir a sus miembros en otras unidades. Además, ordenó retirar los títulos honoríficos que habían ganado, orden que se negó a cumplir el propio Josef Dietrich, creador de las SS.

Josef Dietrich, creador de las SS, criticó a Hitler por enviar a las Waffen SS a misiones suicidas

Al final de la guerra, la actitud de Hitler hacia las Waffen SS no había cambiado sino al contrario: continuó siendo muy crítico con ellas, que cada vez resultaban menos eficaces.

Las Waffen SS cometieron toda clase de atrocidades en el frente oriental, lo que hizo que el ejército soviético tuviera unas fuertes ganas de tomarse la revancha.

Por ello, los jefes de las Waffen SS decidieron huir a toda prisa hacia el frente occidental donde se entregaron a las fuerzas de Estados Unidos

Los crímenes de guerra de las Waffen SS

Varias unidades de las Waffen SS estuvieron implicadas en crímenes de guerra como por ejemplo el asesinato de prisioneros de guerra y de civiles. Uno de los motivos por los que sucedieron estos hechos era la presencia de criminales entre sus filas que se alistaban en el ejército del Tercer Reich a cambio de obtener un indulto.

Un ejemplo de esto eran las Einsatzgruppen, tropas cuyo objetivo era el asesinato de judíos y gitanos en Europa Oriental. También se ocupaban del desplazamiento obligatorio de población, de incendiar cosechas y granjas y de ejecutar las represalias contra los partisanos, muchas veces en forma de asesinato masivo de los habitantes de una aldea entera.

Otras compañías de las Waffen SS tenían como líderes a nazis fanáticos que se dedicaban simplemente a ejercer todo tipo de violencia contra la población civil sin ningún tipo de medida.

Tras lo ocurrido en la Sublevación de Varsovia de 1944, las protestas de la Wehrmart provocaron que estas unidades tan violentas fueran disueltas no solamente porque no afectara a la imagen de la propia Wehrmart sino porque provocaba que los partisanos se hicieran cada vez más violentos y que los soviéticos tuvieran más ansias de venganza.

¿Sabías que...
Aún así, hubo algunas unidades dentro de las Waffen SS entre las que apenas se cometieron crímenes de guerra como por ejemplo la Das Reich, la Nordland y la Nord.

A pesar de todo, cuando se realizaron los Juicios de Núremberg se consideró a todas las Waffen SS como criminales de guerra. Eso sí, el tribunal permitió exentar a los soldados rasos ya que en los últimos años de la guerra Hitler había recurrido a la movilización forzada de los reclutas.

Otros guerreros importantes que han participado en importantes conflictos de la historia:

 

Documental sobre la Waffen SS

Si te has quedado con ganas de saber más sobre estos increibles soldados, te dejamos a continuación con este documental de casi una hora donde explica todo sobre las Waffen SS, desde sus inicios hasta su final tras la muerte de Hitler.